DIM -"2"


i corazón cabe hoy en un puño, no tengo palabras para tu consuelo…
Hoy soy yo quien decaigo y preciso tu desvelo. Sin embargo no te hallo entre los que me acoge y me siento vagabundo, ¡pobre! que mendiga una muestra de afecto, del amor que me has arrebatado.
Tantas noches que ansié el encuentro, tantas, que me declaraste tu desespero en la distancia, y ahora me muestras unas manos vacías donde dormitaba nuestro amor.
Qué hay de aquel ferviente deseo, de aquel reprochar constante que me ha movido a cruzar mares y océanos, de gente y tierra. Que de esa lujuria incombustible en la que se fundían nuestros cuerpos, de ese mecer sereno al que sucumbíamos exhaustos.
…Mariposa azul que te vuelves negra para vestir de luto por un amor que muere, no despliegues aún tus alas anunciando decrepitud, deja que permanezca en un eterno crepúsculo alabando la esperanza.
Cuando esta nota llegó a mis manos ¡uff! , deseé que alguien me hubiese escrito algo similar alguna dichosa vez.
Divisando el destino del papelajo bajo mí pie no me llamó la menor atención, era un arrugado y sucio papel más de los que te encuentras caminado, solo al pisarlo y escuchar un tenue chasquido metálico acaparó toda mi curiosidad. Olía fatal, la tinta roja corrompida daba señas de ser muy especial; olía sangre seca. Mas cuando leí quien lo firmaba mi sorpresa fue increchendo .
Nunca, jamás, hubiese imaginado que alguien como él podría escribir unas palabras con tanto dolor y sentimiento. Era el tipo más impertinente y egocéntrico que se había cruzado en mi enrevesada vida, detestable, muy creído, parecía no importarle el resto de los mortales pero, resultaba que tenía corazón y se lo estaban destrozando una misteriosa “C. B.”…
Siempre escondido tras unas lentillas de un “vampiro en frenesí” y luciendo musculo parecía andar por encime del resto de los mortales manejándose en el rol de un no muerto, y para colmo era jo-di-da-mente listo. Tenía un elenco de fieles haciéndole siempre eco, menudos…
No me malinterprete, cada cual que viva en el reino que guste siempre que eso no le dé el poder y se crea en el derecho de machacar a los que no sean tan ingeniosos como él.
Antonio o Dim como se hacía llamar, era un chico al que todos considerarían guapo, de padre peruano y madre alemana, pero poco más se sabe de él, que se tintó el pelo de rojo cuando supo que los primeros vampiros eran pelirrojos y la rayita negra en el ojo como los tuareg.
No tengo nada personal en contra de él , pero su pavoneo sobre conocimientos vampíricos me enerva; en esos momentos es cuando me gustaría escupirle en su cara toda mi verdad.

6 comentarios:

Hada de los tiempos dijo...

¡¡¡Halá, qué sitio más bien hecho!!! Da gusto pasear por un blog que ciuda la imagen visual. Como que apetece más estar en él. Eso sí, menos mal que soy un hada y de mí no se alimentan los vampiros jajaja

¡¡¡Besitos!!!

YessY*Von*D dijo...

me gusto mucho el escrito
tienes buenas cosas en tu blog te felicito
saludos

^^Reborn_Of_Darkness^^ dijo...

:::[[Gracias Por Pasarte Cielo]]:::
Te Mandamos Besitos

El Caballero dijo...

Que buen texto, me ha resultado alucinante, felicitaciones tienes un blog precioso. Ha sido un placer leerte. ¿Me harías el honor? Mi morada ansía tus visitas. Todo mi cariño y afecto, au revoir.

Arantza G. dijo...

Gracias por visitarme.
Me ha resultado impresionante tu blog.
Volveré a leerte con más tiempo.
Un abrazo.

Anabel Botella dijo...

Me has mordido el corazón con este relato tan precioso. Lo leí el otro día. He querido pasar varias veces por el premio, pero estoy fuera de Valencia y con una conexión móvil. Es desesperante porque continuamente se me cuelga. Muchas gracias por acordarte de mí.
Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

NO OLVIDES


NO AL ABUSO DE MENORES
NO A LA PORNOGRAFIA INFANTIL
NO AL MALTRATO
NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO
NO
AL RACISMO
NO A LA DESIGUALDAD
NO A LA GUERRA